Sin categoría

Por Trece Razones

Sí, lo sé, es la serie de moda y de la que todo el mundo habla, pero yo también quiero dar mi opinión. He de reconocer que yo no me he leído el libro por lo que simplemente quiero opinar de la serie y no hacer una comparación.

Es una serie que me ha hecho reflexionar mucho, tanto a mi como a las personas de mi entorno que la han visto. Ninguno estamos ya en el instituto pero aún así hay cosas por las que nos hemos sentido identificados.

Al principio la serie me pareció muy enfocada al público adolescente, chicos y chicas de edades similares a la de los protagonistas y que están viviendo en el entorno de institutos y clases. Pero poco a poco vas descubriendo que profundiza un poco más en sentimientos y situaciones que hemos vivido y seguimos viviendo en otro tipo de entornos. Por que sí, no solo se dan estas situaciones en institutos, también las vivimos en la universidad e incluso en el trabajo aunque ya seamos «adultos y maduros».

El que más y el que menos, hemos vivido situaciones que, sino son exactamente iguales a las que se dan en la serie, han sido muy similares. No nos damos cuenta del daño que podemos hacer a una persona por cosas que para nosotros no tienen importancia y que son una simple tontería.

Cuando yo iba a clase en secundaria y bachillerato se daban constantemente situaciones de este estilo: el típico chico/a que es más introvertido y que no comparte gustos con los más populares de clase y que tiene que aguantar que todos se rían de él/ella. Mientras se ríen de esa persona nosotros reímos también o simplemente observamos la escena sin decir nada. Ahora te sientes mal por que sabes que podrías haber hecho algo para parar esa situación pero, o bien te daba miedo, o bien te parecía que era algo normal.

Pero aunque maduremos seguimos viviendo estas situaciones en entornos adultos. Seguro que en tu trabajo has tenido algún compañero al que los demás criticaban, ya sea por envidia de su puesto, sueldo, profesionalidad,etc, o algún compañero perjudicaba asignándole los peores turnos, trabajos, etc. ¿Tu no? Pues yo sí. Estamos en una situación equivalente a las que se dan en la serie, situaciones que a esa persona pueden llevarla al límite sin que nosotros le demos importancia, aunque por suerte, no se dan casos de suicidio, pero si que muchas de estas personas acaban con depresión.

Quizá las situaciones en las que Hannah, nuestra protagonista, acaba viéndose involucrada en los últimos episodios de la serie sean muy extremas. El caso de violación ya es algo muy concreto pero que se suma a todo lo demás.

En definitiva, una serie que me ha hecho pensar en mi forma de actuar. Normalmente intento tratar bien a todos pero hay veces que contestas mal o pagas con otra persona alguna cosa que te ha pasado a ti y que no tiene nada que ver con ella.

Clay tiene mucha razón al decir que tenemos que tratar mejor a los demás e intentar ponernos en el sitio de esa persona cuando se nos acerca o se relaciona con nosotros.

Anuncio publicitario

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s